4.26.2013

493.

Actualmente entre otros libros, estoy leyendo La Crónica del Pájaro que da cuerda al mundo, voy llegando ya a la mitad del libro, hasta ahorita me a mantenido atenta y con ganas de seguir leyendo, o de hacerlo pronto cuando lo tengo que dejar.

Ayer leí una parte en donde el protagonista quema cartas y cuadernos viejos, porque ya no le sirven, ni significan nada mas para el.  Entonces recordé aquellas veces que yo misma tire cartas y recuerdos, pensé si las rompí o lo considere un acto inútil y simplemente las hice bola y aventé al olvido en el bote de basura, y como lluvia de recuerdos uno me llevo a otro (como casi siempre me sucede) y termine recordando primero; los momentos en que intercambie esas cartas con mis amigas en la secundaria, como nos esforzábamos por ponerles dibujos  colores, contarnos mil y un tonterías, y de que a pesar de vernos diario en la escuela, siempre era padre recibirlas.

La otra cosa que me pregunte fue, las cartas que no tire, donde quedaron? sera que alguien mas se encargo por mi de llevarlas al olvido? y que ahora ya solo habiten en los rincones de mi memoria? o en algún sitio aun están guardadas, esperando que un día vuelva a tenerlas en mis manos?

Creo que cuando vaya a casa de mi madre, tendré que hacer investigación de campo, osea, revolver cosas :P

3 comentarios:

Alejandro Rivera dijo...

Soy experto revolviendo cosas, invítame.

Dragonfly dijo...

Ja, ja, ja!

Yo he tirado miles de cosas en los últimos días, recuerdo que ya no sirven, recuerdos que solo me dan coraje.

Lidia'Soto dijo...

Las que yo no sirven... Creo que por ahí deben andar sin duda una que otra cosita. No recordaba siquiera que aún les tuviera, hasta ahora que he leído tu entrada.