9.12.2012

482. Cronicas viajeras: Tulum

Cuando sentada enfrente de la computadora, miraba fotos de la Riviera Maya, mi mirada invariablemente quedaba extasiada ante la imagen de unas ruinas frente al mar, cuando miraba esos comerciales donde salián (ya saben, esos del globito en el aire) un suspiro escapaba de mi pecho, el anhelo de conocer, de pisar y ver en vivo, era tan grande que cuandoa por fin estuve ahí, me quede por unos momentos sin aliento, casi sin poder creerlo, despues de tanto tiempo, por fin, estuviera ahí, en un lugar tan mágico y especial.

Y ahora, aquí les va un poco de la historia de Tulum:

La ciudad recibía en la antigüedad el nombre maya de Zamá (que significa en maya amanecer) y el actual, Tulum (que significa en maya muralla), que parece haber sido utilizado para referirse a la ciudad cuando ya se encontraba en ruinas. Por los numerosos registros en murales y otros trabajos encontrados en los edificios de la ciudad, se tiene considerado que Tulum fue un importante centro de culto para el llamado "dios descendente".
Aunque se han encontrado inscripciones que datan de 564, la mayor parte de los edificios que se aprecian hoy en día fueron construidos en el período posclásico de la civilización maya, entre los años 1200 y 1450. La ciudad todavía era habitada en los primeros años de la colonia española pero a finales del siglo XVI ya no quedaban residentes.
Hasta principios del siglo XX algunos pueblos vecinos acostumbraban visitar el sitio para llevar ofrendas pero el continuo flujo de turistas puso la práctica en desuso.
Algunos frescos encontrados al interior de los edificios sugieren algunas influencias mixtecas en la comunidad.
La arqueóloga Pilar Luna, especialista en arqueología marina de México, explica que la importancia del edificio conocido como "El Castillo" para los navegantes mayas, era porque les permitía sortear los peligros del segundo arrecife de coral más largo del mundo. Los navegantes mayas para arribar a Tulum, se conducían por mar abierto paralelamente al arrecife de coral, cuando visualizaban "El Castillo", el cual cumplía con la función de faro, ya que les indicaba el momento para tomar el canal que dividía al arrecife, esto se lograba mediante la ayuda de dos ventanales de la fachada de este edificio, los cuales al ser iluminados por luz natural o antorchas por la noche, les indicaba el momento preciso para hacer girar las embarcaciones, así evitaban chocar con el arrecife salvaguardando la mercancías que transportaban.

Si pisar un lugar ancestral y conocer los vestigios de antiguas civilizaciones es especial, pisar Tulum lo fue aún mas, la maravilla de las ruinas conjugada con la belleza del mar acariciando sus costas, fue Uff! lo mas hermoso que mis ojos veran en un tiempo.

Tristemente por el tiempo en que llegamos, ya no nos dejaron bajar a la playa a bañarnos, ni siquiera llorandole al guardia, diciendole que ibamos desde la otra punta del país, mendigo no se ablando y no nos dejo bajar; ni hablar tendremos que regresar solo por eso, y bueno, yo me sacrifico :P

 Las ventanas desde donde, las luces se asomaban al mar, para que los navegantes pudieran pasar sanos y salvos en medio de los corales, y sus barcas no naufragaran.
 El templo al Dios del Viento.

 El castillo a lo lejos.

 El templo al Dios del Viento.


3 comentarios:

Betty dijo...

muy bonito amiga, que padre q pudiste ir, me cae que planeare con tiempo unas buenas vacaciones =)

Dragonfly dijo...

Yo definitivamente quiero hacerme ese viaje, no sé si será hoy o mañana, no sé si será virtual o en vivo y a todo color, lo que si sé es que esa tierra no ppuede salirse de mis planes de viaje.

Hermosas fotos =)

Jorge Ampuero dijo...

Espero poder ir alguna vez. Certera descripción y logradas capturas visuales.

Saludos ;-)