7.22.2010

Nocturna

Acabo de despertar y me siento confundida, todo esta borroso en mi cabeza y las ideas no se acomodan, trato de levantarme pero me siento mareada al incorporarme y desisto de mi intento, abro bien los ojos para darme cuenta de que esta muy oscuro, hace frío y tiemblo cuando la brisa de la madrugada choca contra mi piel, que al contacto se eriza.

Cuando mis ojos se acostumbran a la oscuridad me doy cuenta de que me encuentro en un callejón sin salida, me muevo pues de pronto sentí los músculos agarrotados, no se cuantas horas hace que estoy en la misma posición; al estirar mis piernas chocan con algo blando y volteo hacia el sitio donde esta el bulto.

Descubro con sorpresa y miedo, que el bulto es un cuerpo, pienso en pedir ayuda, pero me toma apenas unos segundos en darme cuenta de que por el (o ella) ya nadie puede hacer nada.

Y de pronto, soy consciente de donde estoy, los ruidos de la noche me llegan y me ponen alerta.

Tengo miedo, quien soy, porque estoy aquí...


7 comentarios:

Xellif dijo...

a veces siento que eres mas perversa que yo, me das miedo =S

Beckiee dijo...

Es genial cuando dejas salir tu personalidad retorcida :P

Indigente Iletrado dijo...

Los finales abiertos siempre son conmovedores. No hay nada más optimista que una persona que te regala la posibilidad de enmendar el más oscuro de los escenarios posibles. Claro que algunos de nosotros decidimos simplemente hacerlo aún peor de lo planeado.

~fLoRi-TeSs~ dijo...

haay me dio miedo

Lucercita dijo...

relei cada renglon varias veces antes de avanzar al siguiente...pensaba ¿es real?

Genial!!

Ely dijo...

estos relatos oscuros que salen de mentecilla me gustan :)
saludos!!!

Vincent dijo...

¡Muy bueno! Uf, no cabe duda que en muchos casos menos es más.

Excelente entrada, me gusta lo variado de tu blog. Nos traes de un lado al otro con entradas tan diversas, que siempre es interesante.

¡Un abrazo!